En casa de Maranello, estrategia de palo

15 11 2010

Una vez superadas las distintas fases por las que los españoles nos debatimos ayer tras perder un título cantado en Abu Dhabi, desde la incredulidad a la indignación, pasando por la impotencia y la desesperación, nos hemos instalado en la resignación. E incluso desde esta perspectiva es imposible abstraerse de la nefasta gestión que hizo Ferrari de su estrategia en la carrera más importante del año. No podemos entender cómo fue posible que una parada en boxes a destiempo y fuera de lugar, truncara las aspiraciones de un Campeonato que habían logrado remontar hasta tenerlo en la palma de la mano.

Es cierto que a toro pasado (o mejor, a Red Bull pasado, si me permiten la crueldad) siempre es más sencillo leer lo que iba a pasar, pero en este caso no es excusa. ¿Cómo es explica que un equipo de ingenieros del calibre de Ferrari no cayera en la cuenta del túnel sin salida en el que se introducían con esa maniobra? El propio Lobato, sin calculadora ni telemetrías en mano, veía que los tiempos no cuadraban. El marrón, en forma de dos adelantamientos necesarios que finalmente se ampliaron a tres, recaía de nuevo en Alonso. Es un mago el asturiano, sí, pero aquí no había lugar para trucos inesperados. En un circuito con escasas posibilidades de adelantamiento y con un coche retocado para desarrollar una carrera a la defensiva (otro tema digno de CSI), de repente, era imprescindible superar a varios monoplazas. Una auténtica contradicción.

No caeremos en la ceguera subjetiva de nuestra devoción por Alonso para obviar que el piloto español tampoco estuvo fino en determinados momentos, como la mala salida en la que fue superado por Button, pero hay que reconocer que eso no fue la causa directa del desastre, sino las decisiones desde boxes, como ha tenido que reconocer el propio Domenicali. Quizá sea cierto que Ferrari estaba en una situación por encima de sus posibilidades con el tercer mejor coche de la parrilla, como manifestó ayer un decepcionado Alonso, pero la realidad es que a falta de 305 Km para la consecución del Mundial, lo tenían “a huevo”.

Un duro e inesperado golpe, la verdad. En cualquier caso, no hay que quitar mérito al campeón, el más joven de la historia. Sebastian Vettel fue superando a lo largo de la temporada su falta de temple en momentos clave y acabó en lo más alto después de un GP magistral, liderado de principio a fin con un control de la presión digno de los más grandes. Sin olvidar, eso sí, que contó en todo momento con el apoyo incondicional de su escudería, que a pesar de tener una opción más clara de victoria en su compañero Webber, siempre confió en el alemán. Todo un éxito de la puesta del equipo. Más amargo de lo habitual le habrá sabido el champagne de la celebración al australiano, utilizado cual marioneta por Red Bull para escenificar su final feliz. Una pena para él, un tipo honrado de los que no abundan en este circo, que por trayectoria y buen hacer, merecía mejor suerte. Ya se habla de un cambio de aires en busca de otro equipo que le de los galones que necesita. Lógico.

Decepciones a un lado, no se puede negar que la temporada ha sido increíble, con muchísimas alternativas, constantes cambios en el liderato, un bonita lucha que llegó a su última étapa con hasta cuatro candidatos con opciones de hacerse con el número 1. Fernando Alonso ha vuelto a demostrar que a poco que le den un coche competitivo estará ahí dando guerra. Así que ahora toca reflexionar, corregir errores, levantar la cabeza y ponerse de nuevo manos a la obra.

Anuncios

Acciones

Information

4 responses

15 11 2010
eltiodelmazo

Lo de Ferrari no tiene nombre Timoblogger, a alguno tendría yo que atizarle con el mazo. ¿Cómo se puede cometer semejante error?

16 11 2010
Timoblogger

Sin duda, Ferrari se merece un buen mazazo por esta maniobra infantil!! A ver si aprenden para el próximo año!

16 11 2010
alfredosaceda

Está claro que Ferrari la ha cagado bien cagada. Ha sido un desastre. Pero también quiero mencionar algo que la prensa, siempre superproalonsista, ha omitido intencionadamente: las lamentbales palabras del asturiano a Petrov. ¿Cómo que parecía que se estaba jugando la vida? ¡¡Pues claro que se la estaba jugando!! En concreto, un contrato para el próximo año. Es un piloto profesional y, por tanto, por respeto a la competición, debe salir a darlo todo. ¿Qué debería haber hecho? ¿Dejar pasar a Alonso? Tras la carrera, el asturiano tuvo palabras de mal perder y no creo que eso sea lo más elegante. Igual que criticamos cuando Cristiano Ronaldo o Piqué dicen cosas que no deben, tenemos que decir lo mismo con Alonso. Se equivocó en sus declaraciones, pero claro, ya sabemos todos lo que ocurre con la prensa en España con el piloto…
PD, perdón por este comentario tan largo.

16 11 2010
Timoblogger

Saceda, estamos de acuerdo contigo: el estado de decepción con que terminó Alonso la carrera no justifica la crítica que hizo después a Petrov. Está claro que el ruso no hizo nada fuera de lugar ni ilegal, sólo su trabajo. Probablemente esto no ha trascendido más a los medios porque ha quedado totalmente eclipsado por el estrepitoso fallo en la estrategia de Ferrari…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: